expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

jueves, 15 de noviembre de 2012

Puro trámite lascivo.



Me prometió muchos orgasmos y pocos cuentos
Se empeño en meterme salientes y no adentrarse.
No entrometerse si caía.
No sujetarme si me lanzaba.
No hacerme el amor si se lo pedía.
Puro trámite lascivo.
-Sonreía de puro gozo.-
Y no me importaba.

Callé.. y me hizo gritar.
-Juro. Como nadie.-

¿Te atreves? Me repetía.
Te daré muchos sudores y pocos problemas.
Nada de efusiones,
todas las afecciones las tendrás en la cama.
Calentura febril.
Subidas de mercurio.

¿Te atreves? Me incitaba.
Tocaba mi lado oscuro y reía.
Se divertía con mis ojos en blanco.
Con mi piel herizada.
Con mis suspiros entrecortados.
Con mis garras en su espalda.
(Seguro de mi pasividad)

Nunca le dije sí. Que sí me atrevía.
Nunca afirmé el descaro.

-Sólo eché los seguros,
sólo lo llevé a mi terreno.-

Apagué la calefacción,
encendí el erotismo.

Y complací (sometí) a nuestros cuerpos, 
ahora, conectados en uno.



"¿Te atreves? Preguntaron mis ojos a tu boca sorprendida.
....
Y qué gusto me dio el roce de no dejarte responder."

4 comentarios:

  1. Hay un capítulo de Castle que se llama "El ama siempre azota dos veces". Puede que no tenga mucha relación con esto, pero me lo has recordado... siempre tomando el control, siempre dejando claro desde el primer momento lo que hay. Haciendo disfrutar al mismo tiempo que sufres... eres tan compleja. Tan magnífica. Tan... como decimos por aquí... ¡tan bonica! :)
    Siempre, siempre me dejas muda con tus palabras.
    Gracias de nuevo, preciosa.
    Besos enormes.



    M.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta tu manera de escribir. Aunque me pasa un poco como dice M, me dejas sin palabras, nunca sé qué decirte.

    Cé.

    ResponderEliminar
  3. Lo importante, creo yo, es que cumpliera lo prometido y lo jurado... y parece que sí.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece ¿Verdad? O puede que el final fuera totalmente diferente. Bueno, ya se sabe que nadie cuenta los finales, nadie está ahí para saber si se cumple lo pensado.
      Quizá ella quedó prendada, quizá él se hizo devoto de su cuerpo y de su alma.
      Hay tantas posibilidades..

      Un beso, preciosa.

      Eliminar